Riesgo

El riesgo sistemático y el riesgo no sistemático.

Con el objetivo de determinar el riesgo de un activo financiero se emplea la volatilidad. Para calcular la volatilidad se acude a los datos históricos de rentabilidad. Estos datos de rentabilidad son variables a lo largo del tiempo como consecuencia de las variaciones del riesgo sistemático y el riesgo no sistemático.

La clasificación de los tipos de riesgo :  a) riesgo sistemático y b) riesgo no sistemático.

La suma de ambos riesgos es el riesgo total de un activo. Además, tanto el riesgo sistemático como el no sistemático, suceden por por una serie de factores relevantes que repercuten de forma directa a la cotización de los diferentes productos financieros y a sus potenciales correlaciones. 

Riesgo Total de un activo = Riesgo sistemático + Riesgo No sistemático

 

Contenido

¿Qué es el riesgo sistemático?
¿Qué es el Riesgo No sistemático?
¿Se puede reducir o eliminar el riesgo?
Valores necesarios para mitigar el Riesgo No sistemático.
Conclusiones sobre el riesgo sistemático y riesgo no sistemático

 

 

¿Qué es el riesgo sistemático?

El riesgo sistemático, también conocido como “riesgo de mercado” o “riesgo no diversificable”, engloba al conjunto de factores económicos, monetarios, políticos y sociales que originan las variaciones de la rentabilidad de un activo.

Ejemplos de estos factores pueden ser los cambios en la política monetaria, cambios en instituciones de relevante peso internacional, guerras… Todas estas circunstancias pueden variar las expectativas de rentabilidad que tengan los inversores.

El riesgo sistemático, o “riesgo de mercado” afecta a todos los activos del mercado con un nivel de intensidad mayor o menor, pero con la característica fundamental de que les afecta a todos. No obstante, podría diversificarse invirtiendo en distintos mercados ( acciones, bienes raíces…)

 

¿Qué es el riesgo no sistemático?

El riesgo diversificable, técnicamente conocido como el riesgo no sistemático, engloba al conjunto de factores que afectan singularmente a una industria, sector o empresa.

Estos eventos afectan de forma directa al precio de los títulos de los productos financieros cotizados. Por tanto, es de esperar que los inversores realicen cambios en sus posiciones como consecuencia de los cambios en las expectativas de las rentabilidades futuras de los activos que poseen.

 

¿Se puede reducir o eliminar el riesgo?

Cuando te he definido el Riesgo sistemático también te decía que se le conoce como “riesgo de mercado”. Todos los activos que forman un mercado financiero sufren este tipo de riesgo, por lo que todas las cotizaciones se acaban moviendo de forma más o menos paralela, unas más, otras menos.

Cuando a causa de un motivo X sube el mercado, de forma correlativa, la mayoría de los precios de los activos suben. En contraste, cuando el mercado baja por Y motivo, ocurre un desplazamiento de los precios ocurre en sentido contrario.
Una forma de reducir el riesgo sistemático dentro una cartera de inversión es invertir al mismo tiempo en mercados diferentes, suavizando los cash flow obtenidos de las inversiones bajo la lógica de que distintos mercados compensan disparidades en las rentabilidades y terminan por ofrecer una regresión mayor al canal promedio de los cash flow esperados.

 

¿Valores necesarios para mitigar el riesgo no sistemático

La eliminación del riesgo no sistematico dentro de una cartera de inversión se consigue a través de la diversificación. Con ella se logra que cualquier situación negativa que pueda afectar a una empresa en particular no sea determinante en el computo global de la rentabilidad de la cartera.

Benjamin Graham en su libro El inversor Inteligente, dice que una diversificación adecuada para una cartera de inversión será obtenible si la cartera está formada por un número indefinido entre 10 y 30 acciones de empresas no correlacionadas de forma elevada entre sí.

Otra referencia en el mundo de la inversión Burton G. Malkiel indica en su libro Un Paseo Aleatorio por Wall Street que el riesgo no sistemático desaparece con una cartera formada por al menos 60 valores.

Otros autores, como William J. Bernstein, autor de libros importantes como Los Cuatro Pilares de la Inversión o The Intelligent Asset Allocator ,afirma la única forma eficiente de mitigar el riesgo no sistemático es comprando el mercado entero en su conjunto.

 

Conclusiones sobre el riesgo sistemático y riesgo no sistemático

Dentro de la variable riesgo existen dos categorías, el riesgo sistemáticoy el riesgo no sistemático. La suma de ambos es el riesgo total de un activo financiero.
Dentro de una cartera de inversión es posible mitigar tanto el riesgo sistemático como el riesgo no sistemático.

Por una parte, se puede reducir el riesgo sistemático diversificando entre mercados diferentes por zona geográfica y por tipo de activo (renta variable, renta fija, bienes inmuebles…) buscando una mínima correlación entre ellos.

Por otra parte, para eliminar el riesgo no sistemático, tenemos diversas teorías acerca del número óptimo de valores a tener en cartera. Este tipo de riesgo que que sí se puede eliminar en una cartera de inversión es el riesgo no sistemático, y la mejor manera de hacerlo es como dice William J. Bernstein, comprando el mercado entero.

 

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *