Impuesto de Sociedades 2017

IMPUESTO DE SOCIEDADES ESPAÑOL 2017

El año 2017 arranca con un montón de cambios tributarios para todas las empresas Españolas. El real Decreto-Ley del 3/12/2016 eleva el Impuesto de Sociedades (IS) y veta los aplazamientos de los impuestos.

A priori los cambios tributarios están dirigidos a las grandes empresas. No obstante, las PYMES se verán afectadas por el aumento de la presión fiscal. En concreto se verán afectadas por la excención en dividendos y plusvalías de transmisión de participaciones de personas no residentes. Además, no será posible integrar rentas negativas derivadas de participaciones fuera del terrotorio nacional desde Enero. Las disminuciones de valor de las carteras de negociación a valor razonable tampoco serán deducibles y se endurecerán los pagos fraccionados y la compensación de bases imponibles negativas y su reversión por deterioros obligatoria.

Limitación a las compensaciones de las BIN

Aquellas empresas con una cifra de negocios neta inferior a los 20M€ se aplicarán un límite al compensar las Bases Imponibles Negativas del 70% de la base imponible previa a la reducción por reserva de capitalización y su mínimo importe de 1M€

 

Reversión obligatoria de 1/5 de las pérdidas por deterioros en cartera deducidas antes del 2013.

 

Cualquier entidad deberá de integrar en la base imponible un mínimo de la quinta parte de las pérdidas en ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2016 y en los cuatro ejercicios posteriores. En el supuesto de que se produzca una reversión superior debido a un incremento de fondos propios ó una recuperación del valor contable deberá integrarse en la base imponible dichas rentas positivas. Si quedase deterioro por integrar, se agregarán a la BI por partes iguales en los ejercicios restantes hasta 2020. En el caso de transmisión de participaciones del 2016 al 2020, se integrarán las cantidad pendientes de reversión con el límite de la renta positiva derivada de la transmisión.

 

Exención de plusvalías obtenidas en la transmisión de acciones y dividendos en entidades no residentes.

Esta medida se comienza a aplicar en el 2017. El requisito adicional al de la participación significativa para disfrutar de la exención en los dividendos repartidos, seguirá siendo necesario como hasta el momento, un impuesto similar de un tipo nominal mínimo del 10%.. No se entenderá cumplido si la participada reside en un terrotior considerado paraíso fiscal a excepción de que sea un estado de la Union Europea y se acredite un motivo económico valido.

 

Deducción de pérdidas por transmisión de participaciones (aplicable en 2017)

No podrán deducirse las pérdidas por transmisión de participaciones que cumplan la primera condición de excención de dividendos y de plusvalías originadas por su transimisión. Será necesaria una participación significativa del 5% o un valor de 20M€ de adquisición. Además, se impide deducir las pérdidas producidas en compañías no residentes en el territorio nacional en las que sin alcanzar un porcentaje significativo la compañía no esté sometida a un impuesto parecido al anteriormente citado del tipo nominal mínimo del 10%.

Por tanto, se pone énfasis en restringir las deducciones por pérdidas derivadas de la transmisión de acciones/participaciones entre residentes y no residentes del territorio nacional.

Imposibilidad de deducir las rentas negativas generadas por valoración a valor razonable de la cartera de negociación

Esta norma entrará en funcionamiento en 2017. Básicamente consiste en que las disminuciones de valor razonable en las carteras negociadas de activos financieros, con resultado directo en la cuenta de Perdidas y Ganancias, no serán deducibles salvo hasta el importe del incremento de valor de las mismas previamente añadido a la base imponible.

 

Fraccionamiento de pagos

Desde octubre de 2016 se ha realizao una modificación en el Real Decreto ley de 2/2014. Esta norma no afectará a empresas con menos de 10 M€.

Respecto a este tema los contribuyentes calcularán el pago aplicando un porcentaje sobre la cuota (con carácter general del 18%) tanto en pagos sobre cuota como sobre base corrida.

Cambios en los supuesto de deudas tributarias no aplazables ni fraccionables

Esta variable será de aplicación a partir del 1 de enero de 2017. Cambian algunos supuestos aplicables a dichas cuestiones de aplazamiento y/o fraccionamiento.

No podrán fraccionarse ni aplazarse las siguientes cuestiones:

-Deudas derivadas de tributos repercutidos como el IVA.

-Deudas de pagos fraccionados del IS

 

Aunque la normativa no lo establece, declaraciones del Ministerio dejan preveer una flexibilización de la norma permitiendo el aplazamiento a autónomos o pymes sin prestar garantías hasta un máximo de 30.000 y durante un período máximo de un año.

Inmovilizados intangibles

Si bien los intangibles se han de amortizar contablemente en función de su vida útil, sin embargo, aquéllos respecto de los que no se pueda estimar con fiabilidad su vida útil, habrán de amortizarse en 10 años.

Por lo que respecta al fondo de comercio, para que la empresa no tenga que intentar estimar obligatoriamente su vida útil, la norma contable establece la presunción de que se recupera de manera lineal en 10 años.

Como hasta los ejercicios iniciados antes del 1 de enero de 2016 los intangibles que no tenían vida útil definida no se amortizaban, ante este cambio contable las empresas podrán optar por dos soluciones: empezar a amortizar en 2016 según los nuevos criterios -10%- o amortizar con cargo a Reservas lo que corresponda de los ejercicios anteriores según el nuevo criterio, y en 2016 y siguientes seguir amortizando al 10% anual ya con cargo a Pérdidas y Ganancias.

Fiscalmente, antes de 2016 los intangibles sin vida útil definida permitían hacer ajustes negativos al resultado contable, cada año, del 5% de su valor, aunque no se amortizasen, si bien para el fondo de comercio, de 2012 a 2015, el gasto fiscal se limitó al 1% de su valor.

En 2016 y siguientes, si la vida útil de los intangibles se puede establecer de manera fiable, la amortización contable será gasto deducible, pero si no es así, el máximo gasto fiscal anual por su amortización será del 5%, y en el caso del fondo de comercio en todo caso el máximo de amortización deducible será el 5%, con lo que si la amortización contable se realiza al 10% anual, habrá que hacer el ajuste positivo correspondiente.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *