Dividendos

Dividendos

Todo lo que necesitas aprender sobre los dividendos.  Los dividendos son una parte fundamental de la rentabilidad que se obtiene invirtiendo en acciones a largo plazo en los mercados financieros.

 

 

Contenido

 

Los dividendos

Los dividendos son el excedente de beneficio que obtiene una empresa al final de un ejercicio y que es repartido entre sus accionistas. En otras palabras, los dividendos son una renta periódica que reciben los propietarios de la empresa procedente de beneficios.

Esta renta puede cambiar de un año a otro en función de la evolución de su actividad y de cambios en la política de dividendos de la propia empresa. No obstante, habitualmente mantienen estables las políticas de dividendos ya que supone un fuerte mensaje de debilidad o fortaleza tocarlos, así como un importante cambio en el plan estrategico financiero de la empresa.

Además del hecho que el importe de los dividendos puede variar respecto a años anteriores, se puede dar el caso que la empresa no reparta beneficio alguno a sus accionistas. Esto es, que aun generando beneficios la compañía puede no distribuirlos si decide reinvertir ese excedente generado en su propio negocio.

Si la entidad decide repartir el beneficios cualquier persona accionista ya tiene el derecho de recibir su parte de la distribución. Éste es un derechos económico adquirido por el inversor al poseer propiedad de la compañía.

La empresa puede distribuir dividendos entregando dinero o creando más acciones para entregarlas a sus accionistas.

Entre los accionistas que reciben los dividendos se encuentran tanto inversores particulares y profesionales como inversores institucionales. Los fondos de inversión son un ejemplo de estos últimos.

 

Porque las empresas reparten dividendos

Las empresas que pagan dividendos suelen ser aquellas que han pasado la fase de crecimiento y se encuentran en la fase de madurez, que no tienen grandes proyectos de inversión y que quieren destinar el exceso de beneficios a tener contentos a sus accionistas. Esto atrae a inversores que quieren percibir rentas periódicas y puede acabar motivando un aumento de la demanda con su consecuente aumento en precio.

 

Tipos de dividendos

Existen tres tipos de dividendos: ordinario, privilegiado y el de las acciones sin voto.

El dividendo ordinario es el que se reparte entre todos los que forman parte del accionariado de una empresa.
El dividendo privilegiado es aquel derecho que obtiene alguien con acciones privilegiadas y que le otorga beneficios económicos.
El dividendo de las acciones sin voto es aquel dividendo complementario y preferente al ordinario, por el cual se ven compensadas los tenededores de estas acciones por perder los derechos de voto.

Es posible que las compañías decidan pagar dividendos anticipados, adelantando los beneficios del final del ejercicio. Esto no es más que pagar un dinero a cuenta, que se descontará del dividendo total destinado anual.

La suma del dividendo a cuenta y el dividendo complementario es el total del dividendo ordinario cobrado por el accionista.

 

Cobro de dividendos

Las fechas de pago de los dividendos, las decisiones de distribuir beneficios o no distribuirlos… vendrán determinadas por la política de dividendos que tenga cada empresa en concreto, por lo que no habrá dos políticas de dividendos iguales.

La distribución de los beneficios puede ser anual, semetral, trimestral… Cada compañía decide en que fechas se distribuyen los dividendos.

Ésta son las fechas relevantes relativas al pago de dividendos:

Fecha de declaración

En esta fecha se declaran los detalles específicos del reparto próximo de dividendos.

Fecha de registro

Se determina quiénes serán sus accionistas, los nuevos registros accionariales en la empresa.

Fecha de ex-dividendo

Una vez haya pasado esta fecha el accionista puede vender y aún así percibir los dividendos en la fecha de pago.

Fecha de pago

En esta fecha la empresa realiza el pago de dividendos.


Relación dividendo-precio de la acción

Cuando una empresa reparte beneficios una parte del beneficio generado en el ejercicio, éste pasa a ser distribuido entre los accionistas. Esto provoca la reducción del valor de la empresa como consecuencia lógica de que al realizar el pago tiene menores fondos propios disponibles.

Esta situación provoca que de forma inmediata, el precio de la acción descuente el importe del dividendo distribuido. De esta manera se refleja la pérdida de valor de la compañía por las menores dimensiones de los fondos disponibles de la empresa.

 

Cálculo de la rentabilidad por dividendo (RPD)

La rentabilidad por dividendo de una acción pone en relación el importe del dividendo con el precio de la acción y se mide en porcentaje.

La rentabilidad anual del dividendo de una compañía se calcula sumando los dividendos pagados durante ese año dividiendo entre el precio de la acción. El precio de la acción puede ser el que tenga en el momento de recibir el dividiendo si es un pago único, o la media anual de los precios de la acción si la empresa ha hecho varios pagos.

Que un empresa tenga una alta rentabilidad por dividendo no significa que sea mejor empresa.

 

El ratio Pay-Out

El ratio Pay-Out es un ratio del beneficio de una empresa y su relación con el dividendo que distribuye.

Este ratio indica el porcentaje de beneficios que una empresa distribuye entre sus accionistas.

Se calcula dividiendo el dividendo (repartido) entre el beneficio (generado)

 

Tributación de los Dividendos

Los accionistas que reciben los dividendos que distribuyen las empresas tienen que pagar impuestos.

El importe de los dividendos recibidos se añadirá a las rentas del ahorro, como rendimientos producidos por el capital mobiliario.

¿Funcionan los dividendos extranjeros igual?

Hay algunas peculiaridades relativas al cobro de dividendos recibidos por acciones cotizadas en el extranjero.

Los dividendos de empresas extranjeras suelen estar sujetos a lo que se conoce como doble imposición:  la del país donde cotizan las acciones y las de Hacienda en España.

En este aspecto, hay países más favorables que otros. Por ejemplo, Francia es de los peores en cuanto a devoluciones por doble retención y tributan a un tipo más elevado que el español. Esto significa que recibirán una doble retención: en el país de origen y en España.

Aunque en un primer momento hay que pagar impuestos en ambos países, es habitual poder recuperar parte o íntegramente del dinero que se nos retiene.

¡compártelo!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *